Parque Nacional Torres del Paine, Circuito W

El Parque Nacional Torres del Paine ubicado en la Región de Magallanes, es uno de los parques imperdibles de Chile y me atrevería a decir del mundo. Sus paisajes alucinantes rodeados de lagos, ríos, glaciares y montañas, lo hacen uno de los destinos favoritos de la Patagonia chilena.

Por lo mismo año a año personas de todo Chile y el mundo lo visitan en busca de senderos, aventura y profunda conexión con la naturaleza. ¡Y nosotros no fuimos la excepción! Este año, después de mucho planificarlo y postergarlo por el COVID, por fin logramos realizar el circuito W en el Parque Torres del Paine.

En nuestro caso, por nuestra condición física sedentaria, decidimos hacer la ruta W, por ser menos demandante que su versión más larga y dificultosa, el circuito O. Y en este post te contaremos nuestra experiencia y todo lo que necesitas saber para prepararte para la aventura! ¿Listo? Circuito W ¡Allá vamos!

Cuernos del Paine y Lago Pehoé

Circuito W Parque Nacional Torres del Paine

Lo primero que debes saber es que el circuito W consiste en varios senderos a través del Parque Nacional Torres del Paine, los cuales se hacen caminando entre 12 a 23 kms diarios. De esta forma recorres el parque cargando tu mochila, hasta llegar a los sitios de camping o refugios habilitados para comer y dormir. (No puedes acampar y cocinar en cualquier parte)

Si bien la ruta es una sola, esta se puede realizar de distintas formas. No existe una sola manera de conocerla, y cómo la organices va a depender de tus capacidades físicas, tu presupuesto y el tiempo que dispongas.

En su versión express puede durar desde 3 noches y 4 días, hasta el tiempo que tú estimes conveniente, ya que no hay un máximo de días para permanecer dentro del parque.

En nuestro caso hicimos la ruta en 7 noches y 8 días. Lo que a nuestro gusto fue un súper buen tiempo para recorrer con calma, descansar entre caminatas y apreciar el parque a nuestro ritmo.

La ruta que organizamos fue la siguiente: Día 1 Grey, día 2 Puentes Colgantes, día 3 Paine Grande, día 4 Francés, día 5 Mirador Francés, Día 6 Central, Día 7 Base Torres.

Mi experiencia día a día

Día 1  Desde Puerto Natales al Parque Nacional Torres del Paine

  • Duración del trayecto: 2 horas en bus
  • Valor del pasaje: Entre $7.000 y $7.500 por persona
  • Valor entrada al parque: Desde 7.300 adulto nacional (hasta 3 días) 10.300 adulto nacional (más de 3 días)

Cómo llegar al Parque Nacional Torres del Paine

El primer día nos levantamos muy temprano (a las 5:50 am), ya que necesitábamos salir en el primer bus desde el terminal de Puerto Natales hasta el Parque Nacional Torres del Paine. Estos buses salen todos los días y tienen dos horarios, a las 7:00 am o a las 12:00 pm. Se recomienda comprar los pasajes con anticipación en www.bussur.com.

Tras unas horas de camino, ya se empezaban a ver las puntas de las Torres del Paine a lo lejos, y ya sentíamos la emoción de estar ahí. Sacamos cientos de fotos desde la ventana del bus, porque aunque sabíamos que las volveríamos a ver, no teníamos idea si el clima nos iba a regalar otros días soleados como ese.

Después de dos horas de viaje llegamos a la portería Laguna Amarga, donde presentamos el ticket de acceso, previamente comprado por internet en www.aspticket.cl .

Buses en acceso portería Laguna Amarga

Desde este punto del parque el visitante tiene dos opciones. La primera es empezar la ruta W desde la derecha, comenzando a caminar por el sector Central hasta el sendero Base Torres (así la comienza la mayoría). O iniciar la ruta al revés, y empezar por la izquierda. Para esto hay que cruzar el Lago Pehoé y empezar a caminar desde sector Paine Grande.

Mapa Ruta W y O. Disponible en el sitio www.lastorres.com

Nosotros decidimos esta segunda opción y para esto, luego de mostrar nuestra entrada en la portería, volvimos a subir al mismo bus que nos trajo y que estaba esperando a todos los que querían seguir a otros sectores del parque. No hay que pagar extra, el bus tiene varias paradas que están incluidas en el precio del pasaje. Las paradas son Laguna Amarga, Pudeto, Camping Pehoé, Administración y Hotel lago Grey.

Una vez en el bus, el chofer debía ir directo a la siguiente parada Pudeto, pero el día estaba tan lindo y los miradores tan impactantes, que decidió parar y nos permitió bajar unos minutos para apreciar las vistas y tomar unas fotos espectaculares.

Mirador en camino a Sector Pudeto.

Desde Pudeto a Paine Grande (cruzando el Lago Pehoé en barcaza)

  • Duración del trayecto: 30 minutos en barcaza
  • Barcaza: $ 23.000 por persona

A las 10:00 am el bus nos dejó en Pudeto, nuestro destino para tomar la barcaza que cruzaría el Lago Pehoé y nos dejaría en Paine Grande donde empezaríamos a caminar.

La barcaza la maneja la empresa www.hipsur.com y los tickets solo se compran directo en la embarcación en efectivo. Tiene solo dos salidas diarias,  a las 10:00 desde Pudeto y  a las 17:00 desde Paine Grande. Esto varia en ocaciones por lo que es necesario confirmar los horarios con la empresa.

Ese día el paisaje estaba soñado. Ojalá les toque el día soleado y despejado porque el color turquesa del lago y la vista hacia los Cuernos del Paine es simplemente espectacular!

Lago Pehoé y barcaza.

Comenzando el circuito W

Antes de que empieces a leer, quiero que sepas que todo lo vivido en este relato es una experiencia de dos personas sedentarias. Si bien nos gusta hacer senderismo, solo lo practicamos ocasionalmente. Por lo que este post está cargado de cansancio y dolor de pies, pero también de mucha ilusión y motivación. Así que ¡Vamos que se puede!

Desde sector Paine Grande a sector Grey

  • Duración del trayecto: Entre 4 a 6 horas solo ida
  • Distancia: 13 kilómetros solo ida
  • Alojamiento en Sector Grey desde $6.500 por persona por noche (camping) $104.000 por noche habitación para 4 personas (refugio)

A eso de las 11:00 am y luego de un hermoso paseo en barcaza, llegamos al sector Paine Grande, desde ahí empezamos la caminata hacia el sector Grey dónde pasaríamos nuestra primera noche. Estábamos muy entusiasmados, el clima era perfecto y nuestras expectativas muy altas.

El sendero inicia en medio de un paisaje rocoso y de vegetación baja con el lago Pehoé de fondo. Lamentablemente hay una zona que aún se ve quemada producto de los incendios del 2010, ocasionados por turistas que imprudentemente prendieron una cocinilla en la mitad del camino, algo que está absolutamente prohibido por los riesgos de incendios.

Bosques nativos quemados por incendio del año 2010.

Alrededor de 1 hora 30 minutos después, llegamos a la laguna los patos, donde el paisaje y el viento nos dio las fuerzas para seguir caminando con nuestras pesadas mochilas de 14 kilos cada una. Seguimos hasta que no mucho más arriba empezó a aparecer el impactante Lago Grey, que como su nombre lo dice tiene una tonalidad grisácea muy especial. Así al poco andar aparecieron los primeros pedacitos de hielos flotantes, desprendidos por el glaciar que ya estaba muy cerca pero aún no veíamos.

3 horas y media luego de empezar la ruta apareció el imponente Glaciar Grey que nos dejó sin aliento. Sinceramente nunca imaginamos ver algo así, y ninguna fotografía puede dimensionar el tamaño y lo impresionante que es ver este horizonte de hielo infinito.

El impresionante Glaciar Grey nos hizo sentir como hormiguitas.

El camino en general es de subidas y bajadas constantes. Y en varios tramos el sendero es solo rocas por lo que hay que estar atento donde pisas para no doblarte un pie.

Hasta ese punto el día se había nublado, pero con la caminata incluso sentimos calor en algunos trayectos y necesitamos sacarnos las chaquetas. Horas más tarde el cielo se puso gris y empezó una leve lluvia que nos obligó a ponernos ropa impermeable.

Al final el camino continuó boscoso, lo que ayudó a que los árboles nos cubrieran un poco de la lluvia. Cansados y luego de 6 horas y 40 minutos, por fin llegamos al Refugio Grey, dónde pasamos la primera noche.

IMPORTANTE El primer riachuelo está a 1 hra 30 aproximadamente desde el inicio, por lo que hay que llevar agua para empezar el trekking.

Día 2  Desde Grey a Puentes Colgantes

  • Duración del trayecto: 2 a 4 horas solo ida
  • Distancia: 12 kilómetros ida y vuelta (llegando solo hasta el segundo puente)

Al día siguiente el objetivo principal era hacer el sendero de puentes colgantes, que sabíamos ofrecía una vista mucho más cerca del glaciar. Este tramo no corresponde a la ruta W, sino que forma parte de la ruta O, pero de igual forma queríamos conocerlo.

Antes de empezar este sendero, decidimos desviarnos para ver un mirador del Glaciar Grey que está a solo 15 minutos del refugio. No tuvimos mucha suerte porque empezó una lluvia torrencial y el cielo se cubrió al igual que el glaciar, pero como sabíamos que en la Patagonia pueden haber las cuatro estaciones en un día, esperamos un poquito hasta que salió algo de sol y pudimos verlo mejor.

Nos devolvimos por el camino y retomamos la ruta hacía los puentes colgantes. Tienes que seguir los letreros que indican dirección camping El Paso. Este camino es muy verde y está rodeado de bosque nativo. Todo el camino es prácticamente en subida, pero no es tan duro, sobre todo considerado que vas con una mochila pequeña.

Después de una hora caminando llegamos al primer puente colgante. Estos puentes son súper largos y la verdad es que es un desafío cruzarlos, sobre todo si hay viento.  Se mueven bastante y son muy altos! Así que por primera vez sentimos que nos empezaba a subir la adrenalina.

El puente colgante más grande que he cruzado en la vida. Creo que nos demoramos casi un minuto en cruzarlo.

El segundo puente está aproximadamente 40 minutos del primero y es más alto todavía! Desde aquí se ve el glaciar más cerca y se pueden tomar unas fotos preciosas.

Pero cuidado que realmente da miedo cruzarlo, sobre todo si sufres de vértigo.  Luego de este puente hay un cartel de madera, con el símbolo de una cámara fotográfica que tienes que seguir. Si sigues el letrero llegarás a un mirador espectacular, donde ves el glaciar Grey de muy cerca y te das cuenta que el esfuerzo y la aventura valieron absolutamente la pena.

Recuerdo que no pude contener la emoción y me sentía tan feliz que grité a toda voz ¡Graciaaaas! Inmediatamente se me llenaron los ojos de lágrimas. Nunca había visto algo tan hermoso.

Vista desde el Glaciar Grey desde el mirador.

Si sigues caminando hay un tercer puente, pero no llegamos porque otros viajeros que venían haciendo la O, nos dijeron que el camino estaba muy peligroso por las lluvias. Nosotros la verdad ya estábamos cansados y aún había que regresar al refugio, descansar, comer y al otro día seguir caminando. Así que decidimos bajar. Dormimos nuevamente en el Refugio Grey.

Día 3  Desde Grey a Paine Grande

  • Duración del trayecto: Entre 4 a 6 horas
  • Distancia: 13 kilómetros solo ida
  • Alojamiento en Sector Paine Grande desde $7.000 por persona por noche (camping) $76.000 por noche habitación para 2 personas (refugio)

Nuevamente repetimos la misma ruta que nos hizo llegar hasta aquí, no hay otro camino. El camino es igual de duro que de ida ya que son subidas y bajadas constantes. Este día tuvimos más suerte porque el día estaba soleado y los colores del lago resaltaban aún más que el primer día que lo vimos.

Si tienes suerte, en el camino podrás ver aves de distintos tipos, nosotros vimos cóndores a la distancia, un carpintero, además de otras aves más comunes. Encontrar pumas es realmente difícil y muchos especialistas los rastrean por días para poder tener avistamientos, por lo que si te topas con uno tienes que saber que es demasiada suerte.

 

Muy cansados y luego de seis horas caminando llegamos al Refugio Paine grande dónde pasamos la tercera noche.

Día 4  Desde Paine Grande a Francés

  • Duración del trayecto: Entre 4 a 6 horas
  • Distancia: 11 kilómetros solo ida
  • Alojamiento en Sector Francés desde $11.000 por persona por noche (camping)

Ya con nuestro cuerpos bastante cansados nos levantamos lo más temprano que pudimos para empezar la ruta hacia Francés. No sé por qué en mi mente pensaba que esta parte de ruta era plana, tal vez por comentarios que escuché de otros senderistas, que decían que este tramo era fácil. Y por eso en mi mente me la imaginaba casi como un paseo. Para mi pesar estaba lejos de serlo.

Tuvimos la suerte de tener un día despejado maravilloso y por este motivo pudimos ver en casi toda la ruta los imponentes Cuernos del Paine de frente. Este fue uno de los motivos por los que decidí organizar el circuito empezando al revés de lo que la mayoría hace. Si hubiéramos partido en el sentido contrario, en este tramo de la ruta los Cuernos del Paine estarían a nuestras espaldas, y yo los quería ver de frente para apreciarlos lo más que pudiese. Fue una muy buena decisión.

Al ser primavera el camino estaba lleno de flores rojas que crecían desde unos arbustos, además de otras florcitas silvestres que le daban color al paisaje.

 

En un momento de la ruta nos topamos de frente con un lago precioso que desconocíamos. Era el Lago Skottsberg, y sus aguas cristalinas tenían colores azules intensos y turquesas claros en algunos sectores. Paramos ahí un rato, con una vista impresionante para nosotros solos.

Al seguir lamentablemente comenzó un trayecto enorme de solo bosque quemado, kilómetros y kilómetros que nos recordaron la importancia de seguir las reglas del parque, y el desastre que puede provocar la imprudencia de una persona, que hace fuego en lugares no habilitados.

Seguimos caminando hasta que comenzamos a ver el Valle del francés. Un valle rodeado de verde, montañas y glaciares de montaña gigantescos. Desde este punto unos metros más adelante está en camping Italiano, un camping administrado por Conaf que actualmente se encuentra cerrado, y desde donde comienza la subida hacia Mirador Francés y Mirador Británico, dos de los miradores que son parte del circuito W.

Valle del Francés, mientras íbamos en camino al Camping en Sector Francés.

Nosotros pasamos de largo con destino al Sector Francés dónde acampamos esa noche para descansar y al otro día devolvernos a realizar el Mirador Francés.

Día 5 Desde Sector Francés a Mirador Francés

  • Duración del trayecto: Entre 3 y 5 horas ida y vuelta
  • Distancia: 7 kilómetros ida y vuelta

A pesar de que nuestros cuerpos rindieron todos los días, este día en particular ya no nos podíamos levantar. Por otra parte, como no era obligación avanzar porque no teníamos que movernos a otro camping, eso nos hacía una mala jugada psicológica que nos llevaba a pensar que estaba bien descansar y que no teníamos para qué seguir caminando.

Pero fuimos más fuertes que nuestros pensamientos y logramos prepararnos para salir a caminar a pesar de la lluvia. El recepcionista del camping nos contaba que precisamente en este punto, muchas personas desistían de hacer los miradores por cansancio y poca preparación física.

Este día empezamos a caminar bastante tarde y eso hizo que no tuviéramos la opción de subir al Mirador Británico ya que solo está permitido empezar a subir hasta las 11:30 am. En cambio el Mirador Francés hasta las 2:oo pm. Esto se debe a que hay horarios establecidos para que no se te haga de noche caminando.

Y aunque no hay nadie supervisando en qué horario subes, todas las tardes un encargado de Conaf va especialmente a bajar a todos y revisar que no se quede nadie después de la hora permitida.

El camino hacia Mirador Francés es solo subida.

Este camino en particular no me costó nada, aunque es muy empinado, prácticamente todo el camino es en subida. Aún no sé si fue la lluvia que ayudó a refrescarnos o el  chocolate Snickers que me comí en el camino y me dio mucha energía.

Llegamos en aproximadamente 2 horas al Mirador Francés y había un viento muy fuerte que casi nos volaba, pero a la vez nos hacía sentir vivos. Fue una de las mejores sensaciones del viaje. Además la lluvia paró, lo que nos permitió sentarnos un rato, apreciar el glaciar de cerca y hasta ver algunos desprendimientos de hielo que sonaban mientras caían.

Vista a glaciares en Mirador Francés.

Desde este punto hacia dónde sigue el camino se puede ver el mirador Británico a lo lejos, solo si está despejado. Nosotros los pudimos ver durante un rato y luego se cubrió completamente.

Bajamos con mucho cuidado, ya que el camino de vuelta son solo bajadas algunas muy empinadas y entre rocas. Para nosotros fue muy útil llevar bastones de trekking.

Esa tarde llegamos y nos fuimos directo al refugio para comer pizza y cerveza. Nos merecíamos un premio después de caminar tanto. Lamentablemente aunque llegamos a las 6:10 pm no nos quisieron atender, diciéndonos que a las 6:00 cerraban porque a las 7:00 pm empieza el servicio de cenas para los huéspedes. Fue muy decepcionante y nos fuimos súper enojados.

En especial este camping no tienen instalaciones para cocinar. Habilitaron un sector de emergencia porque a los arquitectos se les olvidó hacer un comedor para los campistas. Este lugar para cocinar es una vergüenza, en medio de los baños y casi sin espacio para la cantidad de gente que lo visita. Sinceramente sentimos que es una falta de respeto para los visitantes.

Día 6 Desde Sector Francés a Sector Central

  • Duración del trayecto: Entre 8 a 10 horas
  • Distancia: 18 kilómetros solo ida
  • Alojamiento en Sector Central desde $11.000 por persona por noche (camping)

Recuerdo que todo el mundo decía que este tramo era muy largo y agotador. Hasta otros viajeros que son bastantes más deportistas que nosotros lo decían, y eso me daba un poquito de temor. Además en los letreros que miden los kms decía que eran 13,5 desde Francés a Central, pero todos los que ya lo habían hecho confirmaban que era un error, ya que realmente eran 18 kms.

Nunca te cansas de mirar el Lago Nordenskjöld. Para algunos este es uno de los trayectos más hermosos del parque.

Así empezamos la ruta con toda la fe de que llegaríamos sin problemas, demorándonos el tiempo que fuese necesario según nuestras capacidades físicas. Pero a los pocos metros empezaron los desafíos. El camino estaba lleno de agua y algunos riachuelos pasaban por lo que era el sendero oficial. En ese momento agradecí mucho mis zapatos impermeables.

Luego empezamos a bajar hasta que nos dimos cuenta que estábamos llegando al sector de playa, a la misma playa del hermoso Lago Nordenskjöld. Las aguas son cristalinas de un color celeste hermoso, y seguro en días de calor, dan muchas ganas de bañarse. Pero está prohibido, para preservar la naturaleza y porque es muy peligroso y no hay servicios de salvavidas ni rescate.

Además el viento que corre en esa zona es una locura, o no sé si nos tocó a nosotros un día muy ventoso. Pero se hacían tornados y olas de viento y agua, que con su fuerza casi nos botaban y no nos dejaban caminar. Fue un trayecto muy difícil por causa de estas condiciones. Aunque una vez más el clima nos hizo sentir vivos y nos recordó dónde andábamos! En el fin del mundo en medio de toda esa naturaleza salvaje llamada Patagonia chilena.

No se nota, pero tomar esa foto fue un desafío.😅

A pesar de esto, cada paso valía la pena. Mirábamos al cielo y veíamos cascadas en las montañas que con el fuerte viento se invertían. También se veía la evaporación de los hielos y las nubes como si estuviera todo filmado en cámara rápida. ¡Una locura!

Cascadas invertidas y hielos evaporándose a toda velocidad.

Seguimos caminando infinitamente, parando cada vez que lo necesitamos, observando, apreciando y guardando en el corazón cada segundo vivido.

Una pausa para descansar con la inmensidad del Cerro Paine Grande de fondo.

En algún punto del camino dejamos el Lago Nordenskjöld atrás y nos adentramos por un valle de vegetación escasa, la famosa estepa patagónica que no habíamos visto antes en los senderos.

Las formas de las nubes estaban tan especiales ese día, que necesitaba una foto para recordarlas siempre.

También apareció la Laguna Inge y metros más allá algunos caballos en el camino que anticipaban que cerca de ahí había actividad humana. Lo que nos daba fuerzas para seguir caminando aunque nuestros pies no daban más.

Este camino no está bien señalizado y en varios momentos creímos habernos perdido, en ninguna parte hay letreros que indican Camping Central, solo dicen Estancia y en ese momento nosotros no sabíamos que significaba. Luego de llegar descubrimos que esos son los letreros que hay que seguir.

Diez horas más tarde llegamos por fin al camping Central. A eso de las 21:00 horas, ya casi habían cerrado la recepción, de hecho queríamos comprar unas cervezas y algo para comer y no nos querían vender porque la caja había cerrado. Le tuvimos que llorar al recepcionista que por favor se pusiera en nuestro lugar y así conseguimos que nos vendiera pagándole en efectivo, pero no de buena gana.

Comimos algo y dormimos en Camping Central, con el peor dolor de pies de mi vida.

Día 7 Desde Sector Central a Base Torres

  • Duración del trayecto: Entre 8 a 10 horas
  • Distancia: 23 kilómetros ida y vuelta

Después de seis días caminando sinceramente el cuerpo pedía descanso a gritos! Pero era el último esfuerzo e íbamos a cumplir el objetivo de hacer la ruta completa. Todavía no terminábamos y ya sentíamos nostalgia de todo lo vivido. Así que tomamos fuerzas y a las 10 am empezamos a subir el sendero para llegar a las famosas Torres del Paine, la octava maravilla del mundo.

Vista desde el Refugio Grey, al fondo a la derecha se ven las puntas de las Torres del Paine.

Para nuestra suerte el día amaneció despejado y eso indicaba que si seguía así, probablemente tendríamos una buena vista de las Torres, cosa que muchas veces no pasa.

A pesar de ser un día de semana, había muchísima gente haciendo el sendero. En este punto del parque todos los días llegan buses desde Puerto Natales, llenos de visitantes que comienzan la ruta W u otros que solo hacen el sendero Base Torres por el día. Por este motivo fue uno de las caminatas en las que vimos más gente.

Luego de unas horas caminando, todo en subida, el calor empezó a sentirse muy fuerte y al no existir vegetación en el inicio de la ruta el agotamiento llegó muy rápido. Al rato llegamos al paso de los vientos dónde confirmamos que ese día no había viento y  pudimos ver un hermoso valle, que nos recordó la geografía del Cajón del Maipo.

Seguimos caminando y por fin llegamos al sector de bosque que nos ayudó a bajar la temperatura y poner el modo turbo. Horas más tarde llegamos al camping Chileno, que estaba cerrado, pero próximo a abrir en unos días. Aquí algunos visitantes se quedan el día anterior y de esa forma avanzan gran parte del camino para al otro día subir muy temprano a Base Torres.

En un momento del camino, nos topamos con un letrero que indicaba que a partir de ese punto solo podrías subir si eran antes de las 15:00 horas, por suerte para nosotros eran las 14:00, porque no teníamos idea que cerraban el acceso. Absolutamente nadie nos explicó nada y hubiera sido terrible estar ahí y no poder seguir subiendo. Además ahí mismo nos enteramos que a las 16:00 Base Torres cerraba y luego era obligación empezar a bajar. No nos quedaba mucho tiempo.

Esta foto la tomé bajando, ya que a la ida fue imposible. Tuve que apurarme lo más que pude para alcanzar a llegar.

Nos apuramos lo más que pudimos, y el camino se puso cada vez más difícil, mucha roca y solo subida por más de una hora. Atrás mío apareció el encargado de Conaf, que brilló por su ausencia en 7 días, pero ahora aparecía diciendo que el sendero iba a cerrar a las 16:00. Lo que nos provocó mucha presión y ansiedad, pensamos que no lo lograríamos.

Por suerte la gente linda que iba en el camino de vuelta, nos daba ánimos, me dijeron muchas veces, falta muy poco!, tú puedes!, ánimo que no queda nada!, el último esfuerzo! Y eso me ayudó para no parar y seguir hasta conseguir llegar arriba a las 15:30.

Una vez ahí no podía creer que lo había hecho y que por fin después de tanto años, estaba presenciando a las famosas Torres del Paine en vivo. Sinceramente sentí mucha felicidad por todo lo logrado, pero Las Torres no me cautivaron como otros paisajes de parque. No sé si se debe a que las había visto demasiado en fotos u otra cosa, pero no me impactaron tanto como el Glaciar Grey por ejemplo.

De todas formas estábamos muy contentos de estar ahí y de haber finalizado una de las rutas más hermosas que hemos hecho en la vida, el circuito W en el Parque Nacional Torres del Paine es sin duda un imperdible en nuestro país.

Ahí están las weonas que me hicieron hacer esto. Fueron las primeras palabras que dije al verlas de cerca.😂

Lamentablemente todo lo bueno tiene su fin, y solo 30 minutos después tuvimos que bajar para seguir caminando otras 5 horas de regreso. Ese último tramo fue una de los más duros, porque los pies ya no nos daban más entre el cansancio y el dolor, pero lo logramos y llegamos al camping para pasar nuestra última noche en el parque, felices de todo lo vivido.

En Base Torres superando otro desafío juntos. ❤️

IMPORTANTE El primer riachuelo está a 1 hra 30 apróximadamente desde el inicio, por lo que hay que llevar agua para empezar el trekking. El mirador Base Torres cierra a las 16:00 horas y todos deben bajar, un encargado de Conaf se encarga de echarte. 

Cómo salir del Parque Nacional Torres del Paine

Día 8 Desde Sector Central a Punta Arenas

  • Transfer hasta Laguna Amarga: $ 3000 por persona
  • Bus desde Laguna Amarga a Puerto Natales $7.5000 por persona
  • Bus desde Puerto Natales a Punta Arenas $7.5000 por persona

Último día y despertamos felices por haber logrado la meta y porque no teníamos que caminar más. A ese punto del viaje nuestros cuerpos pedían a gritos descansar.

Para salir del Parque Nacional Torres del Paine, puedes ir caminando hasta la portería Laguna Amarga, pero por el cansancio para nosotros ya no era opción. Así que decidimos tomar un transfer que te deja en la portería y desde ahí tomas un bus a Puerto Natales o Punta Arenas. Lo único malo es que el transfer tenía un solo un horario de salida a las 14:00, así que tuvimos que hacer hora para esperarlo.

Tomamos el transfer a las 14:00 y llegamos a Laguna Amarga para tomar un bus hasta Puerto Natales que demoró 2 horas y nos dejó en el terminal de Puerto Natales. Desde ahí tomamos otro bus que demoró 3 horas más y nos dejó en nuestro destino final Punta Arenas.

Espero te haya servido este post para ayudarte a organizar tu visita o motivarte a conocer el Parque Nacional Torres del Paine. Al principio todo parece chino mandarín pero después de leer un par de artículos se va ordenando todo en la mente y ya puedes organizar tu propio viaje soñado.

Te recomiendo que si nunca has hecho senderismo comiences a practicar desde ahora y prepares tu mente y cuerpo para este desafío, que sin duda tienes que vivir alguna vez en la vida.

Si tienes alguna duda por favor déjala en los comentarios y con gusto te ayudaré a resolverla. 😉

Si te gustó! Comparte este post

Share on facebook
Share on email
Share on whatsapp
Share on pinterest

También te puede interesar

@arecorrrerelmundo